Lun. Jun 17th, 2024

Jueces y fiscales expulsados ​​del país. Medios independientes bajo ataque. Los mejores candidatos presidenciales excluidos de la contienda.

Las señales de advertencia de una democracia tambaleante en el país más poblado de América Central han surgido en las semanas previas a las elecciones presidenciales de Guatemala. Pero la votación del domingo produjo una sacudida sísmica: un candidato cuya campaña centrado sobre la erradicación de la corrupción, obtuvo suficientes votos para forzar una segunda vuelta, lo que asestó un duro golpe a la élite política del país.

Bernardo Arévalo, de 64 años, profesor de derecho con licenciaturas en filosofía y antropología, obtuvo el 12 por ciento de los votos, con el 98 por ciento de los votos escrutados en la primera vuelta del domingo, informó este lunes la autoridad electoral.

Sandra Torres, de 67 años, una ex primera dama considerada una abanderada del establecimiento conservador, llegó primero con casi el 16% de los votos.

La Sra. Torres y el Sr. Arévalo fueron los dos primeros finalistas y competirán en una segunda vuelta el 20 de agosto, a pesar de reclamar un porcentaje tan bajo de los votos, porque muchos guatemaltecos dejaron sus boletas en blanco o las cancelaron.

De hecho, el 24 por ciento de votos en blanco o anulados superó con creces el total de votos de ambos candidatos. Además, casi el 40% de los votantes no participó en las elecciones del domingo.

La sorpresa de Arévalo y la falta de participación de los votantes muestran un alto nivel de desencanto con el sistema político de Guatemala, dijeron analistas electorales. El gobierno ha sido objeto de escrutinio por tácticas cada vez más autoritarias que han tenido como objetivo a los medios independientes y han obligado al exilio a decenas de jueces y fiscales centrados en combatir la corrupción.

“Estamos viendo cómo la gente expresa su lucha con un sistema, con una forma de política y de gobierno”, dijo Edie Cux, directora de Acción Ciudadana, una organización sin fines de lucro que formó parte de una alianza de grupos que ha supervisado el proceso electoral. «La población pide reformas».

Dos candidatos del establishment considerados los principales contendientes: Edmond Mulet, exdiplomático; y Zury Ríos, hija de un ex dictador condenado por genocidio, en quinto y sexto lugar.

Antes de la votación del domingo, la autoridad electoral de la nación había descalificado de la contienda al menos a cuatro candidatos, incluido Carlos Pineda, un favorito cambiante que había molestado al establecimiento político, y Thelma Cabrera, una organizadora que busca unificar a los votantes indígenas guatemaltecos marginados durante mucho tiempo.

La campaña estuvo dominada por un puñado de temas recurrentes, incluido el aumento de los delitos violentos y los desafíos económicos en un país con algunas de las tasas de pobreza y desigualdad más altas de América Latina.

La Sra. Torres, que terminó segunda en las últimas dos elecciones presidenciales, se comprometió a abordar la violencia emulando una estrategia utilizada en el vecino El Salvador para acabar con las pandillas.

Sin embargo, fue el Sr. Arévalo, a menudo llamado Tío Bernie (tío Bernie) e hijo de un presidente recordado con cariño por muchos guatemaltecos por crear el sistema de seguridad social del país en la década de 1940, quien aparentemente salió de la nada para reunir suficiente apoyo para avanzar . La dirección de su partido, llamada Semilla o Seme, está compuesta en gran parte por profesionales urbanos, como profesores universitarios, ingenieros y pequeños empresarios.

Loren Giordano, de 33 años, diseñadora gráfica y empresaria de Ciudad de Guatemala, dijo que votó por Arévalo porque su partido promueve medidas que ella apoya, incluida una propuesta de ley para aumentar el gasto en capacitación de especialistas en cáncer, equipos y medicamentos. Pero la medida no pasó.

Sin embargo, la Sra. Giordano no tiene fe en que la actuación del Sr. Arévalo el domingo producirá mejoras tangibles, incluso si gana la presidencia.

“Apoyo a Semilla y creo que quieren hacer un cambio, pero no creo que el sistema lo permita”, dijo. “Parece utópico pensar que tendremos un candidato que no esté involucrado en corrupción y narcopolítica”.

Llamándose a sí mismo un socialdemócrata progresista, el Sr. Arévalo ha llamado la atención en su campaña sobre el herencia de su padre, quien también es conocido por promover la libertad de expresión y de prensa y por alentar a los trabajadores organizados a desempeñar un papel político en el país.

El Sr. Arévalo nació en Montevideo, Uruguay, donde vivía su familia mientras su padre estaba en el exilio después de que su sucesor en la presidencia fuera derrocado en un golpe de estado en 1954. Creció en partes de América del Sur hasta los 15 años cuando la familia se mudó de regreso a Guatemala.

El Sr. Arévalo, a pesar de su inesperado desempeño, enfrentará una dura batalla contra la Sra. Torres en las próximas semanas. Tiene un nombre ampliamente reconocido y se basa en su tiempo como primera dama, cuando era el rostro de programas populares contra la pobreza, incluida la asistencia alimentaria y transferencias de efectivo para familias pobres.

Torres también puede contar con el apoyo de una institución que probablemente no cambiará el statu quo, representada por el presidente Alejandro Giammattei, quien tiene prohibido por ley buscar la reelección para un segundo mandato. Algunos otros países de la región, en particular México, tienen leyes similares.

Durante el mandato de Giammattei, Guatemala pasó de ser un modelo regional por sus esfuerzos anticorrupción a un país que, como muchos de sus vecinos, socavaba las normas democráticas.

Pero el Sr. Arévalo también ha organizado hábilmente una campaña de insurrección, mezclando el despliegue de memes con un posicionamiento serio sobre temas como la mejora de los servicios de salud pública. En repetidas ocasiones ha dicho que contrataría a fiscales y jueces que se vieron obligados a abandonar Guatemala como asesores para ayudarlo a combatir la corrupción.

Algunas figuras prominentes del establecimiento cuestionaron la presentación del Sr. Arévalo, argumentando que tenía menos que ver con su encanto que con otros factores.

“Las encuestas no son creíbles”, escribió Ricardo Méndez Ruiz, presidente de la Fundación Contra el Terrorismo, una organización de extrema derecha que ha buscado desacreditar a jueces y fiscales anticorrupción. chirrido. “El resultado es responsabilidad de quienes alentaron los votos anulados. Arévalo se lo tiene que agradecer más que a sus electores”.

Sin embargo, en un país donde la fórmula electoral ganadora a menudo incluye campañas ricas, ocupando un tiempo de transmisión significativo en los canales de televisión nacionales y las bendiciones de las élites económicas, Arévalo no tenía «ninguna de estas», dijo Marielos Chang, politóloga de la Universidad del Valle. en Ciudad de Guatemala.

“Nadie hubiera creído cuando comenzó la campaña presidencial hace tres meses que Bernardo Arévalo tendría suficientes votos para avanzar”, dijo.