Lun. Jun 17th, 2024

Armados con machetes y motosierras, cortando árboles caídos y vadeando a través de una densa maleza, los arqueólogos despejaron un camino a lo largo de senderos rocosos.

Finalmente, llegaron a su destino en la península de Yucatán en México: una ciudad escondida donde hace más de 1000 años pirámides y palacios se elevaban por encima de la multitud, con un juego de pelota y terrazas ahora enterrados y cubiertos de maleza.

Instituto Nacional de Antropología e Historia de México saludó su trabajo a fines del mes pasado, afirmando haber descubierto una antigua ciudad maya en «una vasta área prácticamente desconocida para la arqueología».

«Estas historias de ‘ciudades perdidas en la jungla’, muy a menudo estas cosas son bastante menores o están siendo reportadas por periodistas», dijo Simon Martin, un antropólogo político que no participó en el trabajo. «Pero esto está mucho más cerca del trato real».

El equipo de arqueólogos que descubrió las ruinas las llamó Ocomtún, usando la palabra maya yucateca para las columnas de piedra que se encuentran alrededor de la antigua ciudad.

El instituto mexicano describió el sitio, en el estado de Campeche, como una vez un importante centro de la vida maya. Durante al menos parte de la era clásica maya, entre el 250 y el 900 d. C., fue un área muy poblada. Hoy en día, es parte de una gran reserva ecológica donde las enredaderas y los árboles tropicales gruñen en las botas y los neumáticos, y el agua dulce se filtra a través del suelo de piedra caliza porosa.

«A menudo me preguntan por qué nadie ha ido allí, y digo: ‘Bueno, probablemente porque tienes que estar un poco loco para ir allí'», dijo Ivan Sprajc, arqueólogo principal de la encuesta y profesor en un centro de investigación esloveno. centro. ZRC SAZÚ. «No es un trabajo fácil».

El trabajo ha sido revolucionado en la última década por lidar, una tecnología que utiliza láseres aerotransportados para atravesar la densa vegetación y revelar estructuras antiguas y paisajes creados por el hombre debajo. Pero al final, sigue siendo un viaje arduo.

“Sprajc está haciendo exactamente lo correcto; usando lidar como una herramienta de encuesta, pero sin interpretar los resultados sin la verdad del terreno”, dijo Rosemary Joyce, antropóloga de la Universidad de California, Berkeley.

Dijo en un correo electrónico que era poco probable que cualquiera de los sitios recién documentados «cambiara materialmente las narrativas históricas», pero que ese trabajo podría ayudar a los investigadores a ver «más variaciones en las formas en que las diferentes comunidades mayas conducían la vida durante el período clásico».

Y sigue siendo «inusual encontrar un sitio tan grande que nadie conozca», dijo Scott Hutson, arqueólogo de la Universidad de Kentucky.

Durante décadas, los arqueólogos han confiado en la ayuda de los descendientes de los mayas para identificar y excavar los sitios antiguos que les son familiares. Pero debido a que esta parte de Campeche ha sido una reserva durante décadas, dijo el Dr. Hutson, «simplemente no ha habido arqueólogos que hayan pasado por esta área».

El Dr. Martin llamó a la región un «parche en blanco» en los mapas de los arqueólogos.

El Dr. Sprajc, de 67 años, dijo que la expedición a Ocomtún tomó alrededor de un mes y medio, «relativamente corto» en comparación con los habituales dos meses o más. El viaje se realizó en la estación seca, lo que puede ser desalentador, pero menos que los viajes largos en la estación lluviosa.

Rodeado de humedales, Ocomtún comprende pirámides, plazas, residencias de élite y «extraños» complejos de estructuras dispuestas casi en círculos concéntricos, dijo el Dr. Sprajc. «No sabemos nada al respecto del resto de las tierras bajas mayas», dijo.

La estructura más grande documentada en Ocomtún era una pirámide de unos 50 pies de altura, que según el Dr. Sprajc habría sido un templo. Esta y algunas otras estructuras se encontraban sobre una gran plataforma rectangular, elevada a unos 30 pies del suelo y con lados de más de 250 pies de largo.

«Solo por su tamaño, su ubicación, debe ser un sitio importante», dijo Charles Golden, antropólogo de la Universidad de Brandeis. Dijo que las excavaciones podrían ayudar a responder una serie de preguntas sobre quién vivía allí y su relación con otras ciudades y asentamientos mayas.

Parece que la gente abandonó Ocomtún aproximadamente al mismo tiempo que abandonaron otras ciudades mayas, aproximadamente entre el 800 y el 1000 d. C., una disminución que los investigadores atribuyen a factores como la sequía y los conflictos políticos.

Es posible que se haya encontrado un indicio de estos conflictos en el sitio. Aunque la mayoría de las estructuras no tenían adornos, el equipo encontró, boca abajo en una escalera, un bloque con jeroglíficos que parece ser de otro asentamiento maya.

Dichos monumentos a veces eran «traídos como botín de guerra de otros sitios, y eso es lo que aparentemente sucedió en este caso», dijo el Dr. Sprajc.

El Dr. Joyce dijo que las imágenes de conquista del bloque eran normales, «así que podemos tener evidencia aquí de que Ocomtún fue parte de las grandes guerras que se arremolinaron alrededor de las principales potencias» del mundo maya.

El equipo también encontró algunas terrazas agrícolas, que según los arqueólogos eran un signo de las modificaciones generalizadas realizadas por los mayas para hacer que el entorno hostil fuera más generoso para los humanos. Usando plomería, conservación y captura de agua e ingeniería paisajista como terrazas, los mayas pudieron vivir en «lo que hoy parecen áreas bastante inhóspitas», dijo el Dr. Martín.

Para los grupos de paso modernos, el agua debe cargarse en un camión. El Dr. Sprajc dijo que incluso después de que su equipo excavó unas 37 millas de camino transitable a Ocomtún, todavía tomó de cinco a 10 horas llegar al sitio porque el terreno era muy difícil de atravesar.

Tales expediciones requieren grandes gastos, tanto para el trabajo de campo como antes de que alguien ponga un pie en un bosque. Los escaneos Lidar por sí solos pueden costar decenas de miles de dólares. El Dr. Sprajc encontró financiación no solo de su propia instituciónpero también cuatro empresas eslovenas y dos organizaciones benéficas estadounidenses: el editor Zalozhba Rokus Klettel servicio de tren adria combila compañía de crédito Kreditna druzhba Ljubljanala empresa de turismo AL Ars Longala Fundación Benéfica Ken & Julie Jones y la Sociedad Audubon de Milwaukee.

Es posible que ahora otros investigadores estén buscando la financiación, los permisos y los suministros necesarios para excavar Ocomtún, pero el Dr. Sprajc no estará entre ellos. Dijo que estaba ocupado planeando una nueva expedición, en marzo o abril próximo, con destino a otra parte de Yucatán donde se han descubierto imágenes lidar.

Los compañeros científicos, alentados por el trabajo en Ocomtún, están ansiosos por ver lo que su equipo podría descubrir.

“Esto demuestra que en lugares como Campeche, que por un lado están bastante cerca de lugares como Cancún y sitios muy turísticos, todavía existen estos lugares que nadie ha documentado realmente”, dijo el Dr. Golden, el antropólogo de Brandeis. «Así que siempre es emocionante que estos lugares aún tengan secretos por revelar».