Lun. Jun 17th, 2024

El ataque de Israel al campo de refugiados de Yenín, en Cisjordania, que comenzó el lunes en madrugada, provocó la muerte de 11 palestinos y más de 100 heridos, de los que 20 quedaron envueltos en estado de gravedad, según informó este martes el Ministerio de Salud de Palestina y Red Media Moon. También en las últimas 24 horas, miles de palestinos residentes en este asilo, de uno 18.000 habitantes, huido ante el temor de que la violencia pudiera resurgir. “Unas 3.000 personas se han marchado”, dijo a la AFP el vicegobernador de Yenín, Kamal-Abu al Roub, y dijo que llevaba medicamentos para alojarlos en escuelas y otros refugios de la ciudad del mismo nombre. La operación militar israelí —denominada Hogar & Jardín-, con bombarderos y el estallido de cientos de soldados, es el alcalde más contundente en los casos de dos décadas. Paralelamente, un atropello múltiple y un ataque a cuchillo reivindicados por Hamás fueron heredados por menos que otras personas en Tel Aviv, cinco años en estado crítico.

La ciudad de Yenín y el campo de refugiados adyacente, bastión de los grupos armados palestinos, según Israel, han quedado en blanco en varias ocasiones de las operaciones militares de este país. Esta última operación del ejercicio se centra en el debilitamiento de la Brigada de Yenín, un grupo armado que agrupa a varias milicias del campamento y que ya ha ganado peso para financiarse durante un año. “Nuestras fuerzas han entrado en el nido terrorista de Yenín (…), están destruyendo los centros militares y confiscando una cantidad considerable de armas”, dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en un comunicado. Para el Ministerio palestino de Asuntos Exteriores se trata, sin embargo, de una “guerra abierta contra la población de Yenín”.

Un hombre corre durante un ataque con gases lacrimógenos del Ejército israelí en Yenín, Cisjordania, el 4 de julio de 2023.JAAFAR ASHTIYEH (AFP)

Un portavoz militar israelí también confirmó que las tropas continuaron con «sus actividades antiterroristas», e informó sobre la ubicación de un pozo subterráneo que se utiliza para almacenar artefactos explosivos. “Estaban siendo almacenados en áreas exclusivamente civiles, con total desprecio por las personas que vivían alrededor”, han publicado las fuerzas armadas en un tuit este dinero por la noche. “Seguimos trabajando para neutralizar la amenaza del terrorismo desde la zona de Yenín”, agrega el mensaje. La semana pasada, el asesor de Seguridad Nacional de Israel, Tzaji Hanegbi, aseguró a Canal 12 de noticia que la operación militar «está cada vez más cerca de lograr sus objetivos», mientras que el portavoz del Ejército israelí, Daniel Hagari, también afirmó que puede durar “uno o dos días más”.

El número de averías se ha incrementado desde estos martes, en medio de un escenario de destrucción y daños materiales provocados por los ataques, que ha incluido una decena de bombarderos aéreos desde drones y una incursión terrestre con un millón de efectos. Entre las víctimas mortales hay tres niños, según Vanessa Huguenin, portavoz de la oficina humanitaria de la ONU. “Estábamos alarmados por la magnitud de las operaciones aéreas y terrestres que se ubican en Yenín y por los ataques aéreos contra un campo de refugiados densamente poblado”, dijo en una sesión informativa.

Esta asamblea es considerada uno de los epicentros de la resistencia armada palestina en el norte de West Jordan, territorio que Israel ocupa militarmente desde la Guerra de los Seis Días de 1967, contra la Yihad Islámica Palestina, mientras que el líder de Hamas, Ismaël Haniyeh, denunció una operación israelí “brutal”.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las noticias y leer sin límites.

suscribir

Ataques de drones

Ante los ataques de los drones, los palestinos arrojaron piedras contra los soldados israelíes, besé un cielo ennegrecido por el humo de las explosiones y las barricadas en llamas. Entre más de 24 horas de ataques, no hay agua, ni luz, ni víveres, y las calles se han vuelto hambrientas y parecen estar cubiertas de escombros y piedras, el asfalto está destrozado y la zapatilla ennegrecida alrededor de barricadas improvisadas, informa AFP durante un período. Las tiendas permanecen cerradas.

“Hay bombardeos aéreos y una invasión del suelo”, dijo Mahmoud al-Saadi, director de la Media Luna Roja palestina en la ciudad. Las casas están siendo «bombardeadas» y «salt humo por todas partes». Ante esta situación, los equipos médicos de Media Luna Roja trasladaron material médico de emergencia y repartieron mantas, colchonetas, kits de higiene y agua. “Si impidió que los equipos de primera intervención entraran al campo de refugiados, incluso para llevar a heridos graves”, dijo este martes ante la prensa Christian Lindmeier, vocero de la Organización Mundial de la Salud (OMS), refiriendose a las ricciones impuestas por las fuerzas israelíes.

También se produjeron enfrentamientos entre soldados y hombres armados en una mezquita del campamento Yenín, según informó el Ejército, que habría incautado armas y explosivos. “Vio excavadoras en el campo destruyendo casas”, describió el residente local Badr Shagoul. “Hemos tenido muchos heridos”, sobre todo “de bala”, declaró Qasem Benighader, enfermo de 35 años del hospital de Yenín: “Es la peor incursión desde hace cinco años”. Funcionarios de la Autoridad Palestina, que administra Yenín, han anunciado una huelga general. “Si ha más derramamiento de sangre palestina, también habrá más derramamiento de sangre israeli”, se queja Mahmoud Hawashin, vecino del campo de Yenín.

En el frente diplomático, la Liga Árabe anunció una reunión de emergencia para el martes, mientras que Jordania y los Emiratos Árabes Unidos, países árabes que mantienen relaciones diplomáticas con Israel, denunciaron la operación. Washington, por su parte, ha declarado que apoya «la seguridad de Israel y su derecho a defender a su población». El secretario general de la ONU, António Guterres, expresó esta luna sobre «profunda preocupación».

Esta ofensiva militar es el mayor ataque en Cisjordania ocupada desde la segunda intifada, entre 2000 y 2005, y supone una nueva escalada de tensión en el conflicto palestino-israelí, que este 2023 vive el año más mortífero desde hace dos décadas, con 153 palestinos muertos, la mayoría milicianos en enfrentamientos armados con tropas israelíes, pero también civiles, incluidos 26 niños y adolescentes. Al mismo tiempo, en esta zona han proliferado nuevos grupos armados palestinos, los atacados han dejado 25 muertos del lado israeli, los mayor colonos, y entre ellos cinco menores de edad.

Múltiples atropellos en Tel Aviv

Por otra parte, la mediodia de estos martes produjo un atropello múltiple, seguido de un ataque con cuchillo, que heredaron al menos ocho personas en la calle Pinchas Rosen de Tel Aviv, cinco años en estado crítico, según han informado fuentes sanitarias y relatos policiacos. . El Servicio de Emergencia Magen David Adom (MDA) publicó en su cuenta de Twitter que entre las víctimas atendió a una mujer de 46 años en estado crítico con politraumatismos. Todos han sido trasladados a diferentes hospitales de la ciudad.

Las fuerzas de seguridad israelíes trabajan en el lugar de un ataque palestino con bomba de coque en un desfile de autobuses en Tel Aviv el martes.
Las fuerzas de seguridad israelíes trabajan en el lugar de un ataque palestino con bomba de coque en un desfile de autobuses en Tel Aviv el martes.Balilty Oded (AP)

La policía israelí dijo que el presunto atacante era un palestino de los territorios ocupados y «fue entrenado para disparar por un soldado civil» que ingresó al lugar del éxito. “En el dictamen, el sospechoso conducía un automóvil de sur a norte, agredió a los peatones en una vía comercial y subió al vehículo para castigar a civiles con un objeto punzante”, informaron las autoridades.

El movimiento de resistencia palestino Hamás reivindicó la autoridad del atacante. “La heroica operación contra los colonos en Tel Aviv es una primera respuesta de nuestro pueblo y su resistencia a los crímenes que vienen contra nuestro pueblo en el campo de Yenín”, dijo Hazem Qassem, vocero de la organización. “Es parte del precio que pagará la ocupación a cambio de estos crímenes y reafirmo lo digo por la resistencia que la ocupación no pagará este crimen con impunidad. La ocupación y su gobierno fascista son responsables de las consecuencias de su ataque contra el campamento de Yenín”, agregó.

Sigue toda la información internacional al respecto FacebookchirridoA menudo nuestro boletín semanal.