Lun. Jun 17th, 2024

Todas las mañanas, José Aguilera inspecciona las hojas de sus plantas de banano y café en su finca en el oriente de Venezuela y calcula cuánto puede cosechar, casi nada.

Los gases explosivos liberados de los pozos de petróleo cercanos esparcen un residuo aceitoso e inflamable en las plantas. Las hojas se queman, se secan y se marchitan.

«No hay veneno que pueda combatir el petróleo», dijo. «Cuando cae, todo se seca».

La industria petrolera de Venezuela, que ayudó a transformar la fortuna del país, ha sido diezmada por la mala gestión y varios años de sanciones estadounidenses impuestas al gobierno autoritario del país, dejando atrás una economía devastada y un medio ambiente devastado.

La petrolera estatal ha luchado por mantener una producción mínima para exportar a otros países, así como para el consumo interno. Pero para hacerlo, ha sacrificado el mantenimiento básico y se ha basado en equipos cada vez más deficientes, lo que ha llevado a un creciente costo ambiental, dicen los activistas ambientales.

El Sr. Aguilera vive en El Tejero, una ciudad a unas 300 millas al este de Caracas, la capital, en una región rica en petróleo conocida por ciudades que nunca ven la oscuridad de la noche. Las bengalas de gas de los pozos de petróleo se encienden a todas horas con un trueno atronador, sus vibraciones hacen que las paredes de las casas desvencijadas se derrumben.

Muchos residentes se quejan de tener enfermedades respiratorias como el asma, que según los científicos puede ser exacerbada por las emisiones de los cohetes de gas. La lluvia arroja una pátina aceitosa que corroe los motores de los autos, oscurece la ropa blanca y mancha los cuadernos que los niños llevan a la escuela.

Sin embargo, paradójicamente, la escasez generalizada de combustible en el país con las mayores reservas probadas de petróleo del mundo significa que prácticamente nadie en esta región tiene gas para cocinar en casa.

Poco después de que el presidente Hugo Chávez llegara al poder en la década de 1990 con la promesa de utilizar la riqueza petrolera del país para ayudar a los pobres, despidió a miles de trabajadores petroleros, incluidos ingenieros y geólogos, y los reemplazó con partidarios políticos, tomó el control de los recursos petroleros de propiedad extranjera y descuidó las normas ambientales y de seguridad.

Luego, en 2019, Estados Unidos acusó al sucesor de Chávez, el presidente Nicolás Maduro, de fraude electoral e impuso sanciones económicas, incluida la prohibición de importar petróleo venezolano, para tratar de sacarlo del poder.

La economía del país colapsó, lo que ayudó a impulsar un éxodo masivo de venezolanos que no podían permitirse alimentar a sus familias, incluso cuando Maduro logró mantener su control represivo en el poder.

Después de casi detenerse, el sector petrolero se recuperó modestamente, en parte porque la administración Biden permitió el año pasado que Chevron, la última compañía petrolera estadounidense en Venezuela, reiniciara sus operaciones de forma limitada.

Las tribulaciones de la industria petrolera nacional se han visto exacerbadas por una investigación de corrupción relacionada con la pérdida de dinero del petróleo que hasta ahora ha dado lugar a decenas de arrestos y la renuncia del ministro de Petróleo del país.

En el este de Venezuela, las refinerías oxidadas queman gas metano que es parte de las operaciones de la industria de combustibles fósiles y un importante impulsor del calentamiento global.

Aunque Venezuela produce mucho menos petróleo que antes, ocupa el tercer lugar en el mundo en emisiones de metano por barril de petróleo producido, según el Agencia Internacional de Energía.

Cabimas, una ciudad a unas 400 millas al noroeste de Caracas a orillas del lago de Maracaibo, es otro centro regional de producción de petróleo. Allí, la compañía petrolera estatal, PDVSA, ha construido hospitales y escuelas, ha establecido campamentos de verano y ha proporcionado juguetes navideños a los residentes.

El petróleo ahora se filtra desde las tuberías submarinas deterioradas hacia el lago, cubriendo las costas y convirtiendo el agua en un verde neón. se puede ver desde el espacio. Las tuberías rotas flotan hacia la superficie y los pozos petroleros se oxidan y se hunden en el agua. Los pájaros cubiertos de aceite luchan por volar.

El colapso de la industria petrolera ha dejado a Cabimas, una vez una de las comunidades más ricas de Venezuela, en una pobreza extrema.

Todos los días a las 5 a. m., los tres hermanos Méndez —Miguel, 16, Diego, 14 y Manuel, 13— desenredan sus redes de pesca, las limpian y reman a través de las aguas contaminadas del lago de Maracaibo, con la esperanza de atrapar suficientes camarones y peces para alimentarse a sí mismos, a sus padres y a su hermana menor.

Usan gasolina para lavar el aceite de su piel.

Los niños juegan y se bañan en el agua, que huele a vida marina en descomposición.

El padre de los niños, Nelson Méndez, de 58 años, fue pescador comercial cuando el lago estaba más limpio. Le preocupa enfermarse por comer lo que toman sus hijos, pero le preocupa más el hambre.

Dijo que fue contratado por la compañía petrolera estatal hace unos 10 años para ayudar a limpiar un derrame de combustible en el lago, pero el trabajo le dañó la vista.

“Todo por lo que he trabajado en mi vida, lo he perdido por culpa del petróleo”, dijo Méndez.

La maquinaria productora de combustible en mal estado en el lago de Maracaibo ha provocado un aumento de los derrames de petróleo, que han contaminado Cabimas y otras comunidades a lo largo de su costa, según organizaciones locales que se ocupan del problema.

Las bengalas de gas que arden en partes de Venezuela también apuntan al debilitamiento de la industria de combustibles fósiles del país: se está expulsando tanto gas a la atmósfera porque no hay suficiente equipo en funcionamiento para convertirlo en combustible, dicen los expertos.

Venezuela está entre los los peores paises del mundo en términos del volumen de antorchas de gas producidas por sus decrépitas operaciones de abastecimiento de combustible, según el Banco Mundial.

en un 2021 relaciónLa Comisión de Derechos Humanos de la ONU ha expresado su profunda preocupación por el estado de la industria petrolera venezolana.

«Es imperativo que el gobierno implemente efectivamente su marco regulatorio ambiental en la industria petrolera», dice el informe.

En la cumbre sobre cambio climático de la ONU el año pasado, Maduro no abordó el daño ambiental de la industria petrolera de su país.

En cambio, dijo que Venezuela era responsable de menos del 0,4 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y acusó a los países más ricos de causar daños ambientales. (Los expertos dicen que la cifra es exacta y señalan que las emisiones del país han disminuido debido al colapso de su industria petrolera).

“El pueblo venezolano debe pagar las consecuencias de un desequilibrio provocado por las principales economías capitalistas del mundo”, dijo Maduro en un discurso en la cumbre.

Un alto ministro del Gobierno, Josué Alejandro Lorca, dijo en 2021 que los derrames de petróleo «no eran gran cosa porque, históricamente, todas las compañías petroleras los han tenido». Agregó que el gobierno carecía de los recursos para abordar el problema.

La compañía petrolera estatal no respondió a las solicitudes de comentarios.

En Cabimas, David Colina, de 46 años, pescador, viste un overol naranja manchado de aceite con el emblema distintivo de la estatal petrolera.

Hace treinta años, dijo, podía pescar más de 200 libras de pescado. Ahora tiene suerte si recoge 25 libras en su red antes de cambiarlas por harina o arroz de sus vecinos.

Cuando la compañía petrolera estatal funcionara mejor, dijo Colina, sería compensado si un derrame de petróleo afectara su pesquería. Pero ahora, agregó, “el gobierno ya no está aquí”.

Después de que Chevron anunciara el año pasado que reanudaría parte de la producción de petróleo en Venezuela, la compañía petrolera estatal contrató buzos para inspeccionar los oleoductos en el lago de Maracaibo.

Hasta el momento, según entrevistas con tres de esos buzos, las tuberías con fugas aún deben repararse. Los buzos hablaron de forma anónima porque dijeron que podrían ser castigados por revelar información interna de la empresa. Un representante de Chevron se negó a comentar y cuestionó a la petrolera estatal venezolana.

Francisco Barrios, de 62 años, también vecino de Cabimas, ha reparado embarcaciones utilizadas por la industria petrolera durante más de 20 años, ganando lo suficiente para alimentar a sus cinco hijos y pagar su educación.

Pero dijo que estaba decepcionado por el declive de la industria, la contaminación que estaba causando, una infraestructura cada vez más deficiente y un salario que no podía mantenerse al día con el aumento del costo de vida.

Dijo que uno de sus hijos, que era buzo, murió hace 12 años cuando estalló una tubería submarina que estaba reparando.

“Me cansé de ver la destrucción”, dijo mientras usaba gasolina para tratar de quitar el aceite que se había filtrado en su jardín.

genevieve glatsky contribuyó con reportajes desde Bogotá, Colombia, y Ronny Rodríguez de El Tejero, Venezuela.