Lun. Jun 17th, 2024

Un gato y un conejo hicieron que Yang Yoona se replanteara su vida. El diseñador surcoreano adoptó un mochi anko, su gato, e su forma de ver el mundo cambiado. «Por él empecé a tener interés por la protección de los animales y el sufrimiento animal. Antes de quedármelo, lo más importante para mí era la moda, pero después fue mi gato», explica en el Centro Cultural Coreano de Madrid, donde viajó para presentar conciencia, una exposición sobre lo que muestra las prendas de su marca, Vegan Tiger, y explica la filosofía que tiene detrás. La exposición podrá visitarse hasta el 28 de julio en la institución y toda la ropa y accesorios que se ven en ella son veganos, aunque a primera vista parezcan cuero, lana o pelo. Porque Yang Yoona creó su marca en 2015 con una idea clara: producir prendas veganas, conciencia a través de la moda. Empezó probando materialis y diseños y ha llegado hasta los ídolos de K-pop. En el discurso tras su marca tuvo mucho que ver el conejo protagonista de la cortometraje de animación de 2021 Salva a Ralph, de George Lopez, que muestra todo lo que sufre por que los humanos sean felices. «Es lo que piensa que esa suficiencia va a contribuir a mejorar la industria de la moda y la vida de los humanos, cuando el cortometraje me hizo sentir muy mal y en la colección que muestro en esta exposición que incorporó conos estampados y punteros usados, he querido coser la herida», reflexiona la diseñadora.

La industria de la moda coreana no va a crecer; según datos del Korean Cultural Center, «a nivel nacional, el mercado de la moda coreana experimentó un crecimiento del 5,2% en el último año en comparación con el anterior» y en 2021 «el sector textil y de la moda del país creció en forma ininterrumpida, recaudando one 29.460 millones de euros. Además, el país se ha convertido en el último año en centro de atención de las grandes marcas de lujo: en abril Louis Vuitton presentó su precolección de mujer de octubre 2023 desde el puente Jamsugyo de Seúl y en mayo Gucci realizó el desfile de su colección crucero 2024 en el palacio Gyeongbokgung de la capital Surreana. Este impulso internacional, dice Yang Yoona, se refleja en la industria local y su crecimiento, una pujanza impulsada por la connocida como Korean Ola, el movimiento de crecimiento de la influencia global de la cultura de Corea del Sur comenzó a finales de la nueva. «El auge de la cultura coreana tiene mucho que ver con la moda coreana, porque el K-pop es un fenómeno internacional», explica la diseñadora, «y muchos cantantes de K-pop antes de ser un fenómeno global y de ser embajadores de marcas como Gucci o Chanel tienen la imagen de marcas nacionales, creo que todo está conectado, moda coreana, K-dramas, K-pop».

Uno de los abrigos más populares de Vegan Tiger. Foto: cortesía de la firma

Precisamente, los ídolos (cantantes de bandas de K-pop) son los clientes que han dado mayor visibilidad a Vegan Tiger: Rosé, del supergrupo Blackpink (que ha triunfado en festivales como Coachella y tercera banda femenina de la historia y protagonista de un portada Delaware Piedra rodante) Lucio una de sus cabecitas peludas en el videoclip de Love Sick Girl y Sunmi llevó uno de sus vestidos. «Le gusto tanto que luego se lo quiso comprar», apunta Yang Yoona. En el caso de Rosé, Vegan Tiger llegó a la superestrella a través de su equipo: «Me contactó su estilista, que sigue pidiéndome prendas. Es importante que mis colecciones y las ideas que tienen detrás de lleguen al gran público. Hay una tendencia creciente entre los famosos que quieren ropa vegana, sobre todo los cantantes de K-pop, que saben qué hacer porque son conscientes de que sus decisiones estilísticas influyen en muchas personas de todo el mundo». Considere que los últimos cinco años han tenido una clave para crear esta conciencia. “Hace cinco años, la moda vegana era solo algo reservado a los defensores de los derechos de los animales o de la protección del medio ambiente, pero ahora tiene un interés general, es una tendencia”, recuerda. Las personas que compran tienen en cuenta estos supuestos: «Cada uno tiene más consumidores interesados ​​en la sostenibilidad y el veganismo en la moda, y los diseñadores van cambiando para dar respuesta a esta demanda. La inquietud surgió por varios problemas que han generado las marcas de lujo y fast rope, pero en realidad muchas marcas de fast rope y lujo están lanzando colecciones veganas, sostenibles, explicando de dónde vienen los materiales, la situación laboral de nuestros empleados… Y esto ha ocurrido gracias a la demanda y la alta conciencia de los consumidores. Y es el camino a follower, el de la ropa más sostenible y responsable».

Decidió ser vegana en 2014. Reconoce que al principio, al aplicar esta forma de vivir una cuerda, se encontró con muchos problemas, sobre todo a la hora de buscar prendas de abrigo de diseño atractivo que no tuvieran lana o complementos como bolsos o zapatos sin rastro de cuero. «Cómo es posible financiar una marca que rechazando todo el uso de materiales animales se ha vuelto incongruente no ser vegano. Pero cuando había un buen capricho, siempre hacía falta algo de lana o angora, y los dibujos que hacían estos veganos no quedaban tan bien. Empecé a desarrollar mis prendas y, al estar dentro de la industria, les pido a otras marcas que hagan colecciones veganas de complementos para mi marca», explica. Crear su firma implicó investigar, experimentar con los materiales, mirar las tradiciones para crear el futuro: «Con una empresa coreana creó una licencia y empezamos a producir el corazón hanji, creado a partir de Madeira de Morera, que es una madera muy abundante en mi pais. Esta fábrica es muy gruesa y este material lo usan los sellos porque es muy resistente, con su armadura o si se usa como revestimiento de la sien como aislante… Nuestro mango tiene un 90% de largo obtenido de esta fábrica y un 10 % nailon. Y para el color no utilizamos tintes químicos, solo naturales».

tigre vegano

Dos de los modelos de Vegan Tiger que han adornado a las estrellas del K-pop y pueden ser versos en el programa: el vestido que llamaba Sunmi y la cabeza de piel que brillaba Rosé, de Blackpink. Foto: Centro Cultural Coreano

Otros materiales a trabajar son el poliéster juramentado (que combina fibras sintéticas y sustancias vegetales naturales extrañas y reemplaza el petróleo del proceso por vinagre de juicio) o cueros creados a partir de desechos de vino, cactus y telas recicladas. «De 2015 a 2018 no hubo casos de marcas veganas en Corea, y no se le prestó mucha atención a esto, pero en 2019 muchas marcas de lujo globales decidieron no usar cabello real y se hizo un cambio, la gente trató de estar al tanto de los suficientes algunos animales. Y durante y después del covid, las personas han sido más importantes para la sostenibilidad, y las marcas de moda veganas han recibido más atención”, dice Yang Yoona. Al principio no sabía lo que podía esconder un jersey de lana. «Empecé a trabajar en una ONG de protección de animales y tuve que investigar mucho sobre cómo se obtenía el pelo de los animales para la cuerda, y hay muchas ocasiones que extraía de forma muy violenta para el animal, por ejemplo, para esquilar a las ovejas no se quitaba solo el pelo fino parte de la piel, eso me despertó», recuerda. Antes de lanzar el pitch Vegan Tiger, trabajó durante cinco años en varias empresas del sector, también en Corea, desde una marca de moda masculina ligada a la firma Tomboy hasta una empresa de diseño femenino. Todo para completar su formación, que comenzó estudiando diseño industrial temprano y porcelánico y luego se especializó en la Escuela de Diseño de Moda Internacional. Ahora forma parte de un cambio que, asegura, está en la forma de mirar: «Antes se veía la piel como un lujo y se recurría a piel vegana porque era más asequible. Ahora la gente que compra moda vegana no es porque no tenga poder adquisitivo, sino porque son conscientes».

tigre vegano

Una de las camisetas de la firma, con mensaje contra el uso de pieles. Foto: Centro Cultural Coreano

Sigue leyendo

Gucci combina tradición y vanguardia en una colección que evoca la maestría de sentir el tiempo presente

Gucci combina tradición y vanguardia en una colección que evoca la maestría de sentir el tiempo presente