Sáb. Mar 2nd, 2024

Los 14 presuntos pandilleros arrestados llegaban a una estación de policía en la capital de Haití cuando un grupo de personas dominó a la policía, sacó a los sospechosos y usó gasolina para quemarlos vivos.

Las espantosas ejecuciones del 24 de abril marcaron el comienzo de una brutal campaña de vigilancia para recuperar las calles de la capital, Puerto Príncipe, de las bandas que han aterrorizado a los haitianos durante casi dos años.

En una nación asolada por la pobreza extrema y la violencia, los civiles han tomado las armas y han matado al menos a 160 personas que se cree que son pandilleros en las seis semanas desde que un movimiento ciudadano de ‘autodefensa’ conocido como ‘bwa kale’ dio inicio a su vigilantismo. con el flagrante ataque a la Jefatura de Policía, según los datos recogidos en un nuevo reporte por un destacado grupo haitiano de derechos humanos.

El resultado: una fuerte disminución en los secuestros y asesinatos atribuidos a pandillas en vecindarios donde la gente le dijo a The New York Times que tenían miedo de salir de sus hogares.

«Antes del 24, alguien venía todos los días y me pedía dinero por mi pequeño negocio», dijo Marie, de 62 años, que vende zapatos en las calles de Puerto Príncipe. The Times retiene su nombre completo y los de otros residentes a los que se hace referencia en este artículo por su propia seguridad.

“Cuando no tenía dinero, tomaban lo que querían de mi mesa, y eso era a cualquier hora del día”, dijo.

Pero hace dos semanas, miembros de «bwa kale» -jerga cruda para erección- quemaron vivo a un hombre que se creía que era pandillero frente a su puesto de zapatos.

Aunque ve el movimiento de venganza como «Dios comenzando a arreglar las cosas», Marie tiene sus dudas.

«Apoyo a los grupos de vigilancia, pero no me gusta la forma en que lo hacen», dijo. “Podría haber sido castigado de otra manera. Podría haber sido arrestado y encarcelado».

El estallido de la justicia de la mafia es preocupante, dicen los expertos en Haití, porque podría usarse fácilmente para atacar a personas que no tienen nada que ver con las pandillas y podría conducir a un estallido de violencia aún peor si las pandillas intentan una venganza.

Que se necesitó un autoproclamado movimiento de autodefensas para traer una apariencia de calma a partes de Port-au-Prince subraya el caos que envuelve a un país donde ningún presidente ha sido elegido en dos años y la policía mal pagada y mejor armada de la que huyó en gran número.

Incluso cuando los vigilantes prenden fuego a la gente y establecen puestos de control, muchos haitianos los apoyan y los ven como una consecuencia natural de un agudo vacío de poder.

Hace casi dos años, el último presidente electo, Jovenel Moïse, fue asesinado en su casa y reemplazado por un primer ministro interino ampliamente considerado como un inepto. No se han celebrado elecciones desde el asesinato, y la nación caribeña de 11 millones de personas ya no tiene funcionarios electos.

El primer ministro interino Ariel Henry pidió el año pasado una intervención externa, pero los esfuerzos de Estados Unidos y otras naciones para crear un contingente internacional se han estancado, en gran parte porque ningún país quiere liderarlo.

Las pandillas han controlado durante mucho tiempo los barrios más pobres de Haití, pero su influencia y violencia aumentaron después del asesinato de Moïse.

Lucharon por el control de partes de Port-au-Prince a través de asesinatos al azar, violación y secuestros. Un período de nueve días en julio pasado vio 470 homicidios, según las Naciones Unidas. La violencia impidió que los residentes trabajaran o trabajaran comprar comida, incitando a muchas personas a irse a los Estados Unidos.

«La gente vivía como ratas que salían de sus agujeros solo para comer», dijo Arnold Antonin, un cineasta haitiano de 80 años que vive en República Dominicana y huyó el año pasado cuando su esposa, Beatriz Larghi, fue secuestrada y las pandillas tomaron el control de su barrio, al sur de la capital. «Las pandillas eran como gatos». (Su esposa fue liberada ilesa tres días después de que se pagó un rescate).

El 24 de abril, los vecinos decidieron que ya era suficiente. Los 14 presuntos pandilleros habían sido arrestados y llevados a una estación de policía de Port-au-Prince. Los policías observaron impotentes cómo los vecinos golpeaban a los sospechosos y usaban neumáticos rociados con gasolina para prenderles fuego, según el informe del Centro de Análisis e Investigación en Derechos Humanos, conocido como CARDH, que utilizó una combinación de investigadores de campo, autoridades locales, cuentas de testigos, medios e informes verificados de redes sociales para compilar sus detalles.

Los asesinatos también fueron capturados en video que fue ampliamente compartido.

“El país está cerca de la anarquía”, dijo Nicole Phillips, una abogada de derechos humanos en San Francisco que sigue de cerca a Haití, y señaló que los asesinatos de vigilantes son particularmente preocupantes porque muchos jóvenes son reclutados por la fuerza en pandillas.

En un incidente, una multitud en Pétion-Ville, un suburbio próspero de Port-au-Prince, dejó los cuerpos carbonizados de cinco hombres que habían asesinado cerca de una estación de policía a lo largo del camino que conduce a la casa del Sr. Moïse.

«La reacción de la población, después de años de imposición de la ley por parte de las pandillas, se puede atribuir a la autodefensa», dijo Gédéon Jean, director ejecutivo de CARDH. “Las pandillas son apoyadas por ciertas autoridades, políticos y empresarios. En casi todos los niveles de la fuerza policial, las pandillas tienen vínculos con los agentes de policía. La policía carece de los medios para lidiar sistemática y simultáneamente con las pandillas en crecimiento».

El movimiento «bwa kale» ha llevado a una reducción significativa de la violencia de las pandillas, según el informe. En mayo se registraron 43 homicidios, la mayoría en Puerto Príncipe, frente a los 146 de abril, dijo Jean, y agregó que casi no hubo secuestros.

«El miedo ha cambiado de bando», dijo Antonin. Planea regresar a Haití en las próximas semanas ahora que su vecindario está nuevamente en manos de la comunidad.

Aunque aparentemente la violencia de las pandillas ha disminuido precipitadamente, las pandillas siguen siendo poderosas y controlan algunos barrios y calles importantes, dijo Pierre Espérance, director ejecutivo de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos.

“El problema es la correlación entre las pandillas y la gente en el poder”, dijo. “No vemos ninguna disposición por parte de las autoridades para mejorar la situación en Haití. No diré que apoyo a bwa kale, pero diré que entiendo a la gente, porque hay mucha impunidad y falta de autoridad, y no tienen otra opción».

El surgimiento del movimiento de autodefensas, dijo, subraya la incapacidad de la comunidad internacional para hacer frente a la crisis.

El presidente Biden dijo en marzo que la intervención militar era «no está en juego en este momento. Mientras tanto, el gobierno de EE. UU. destinó $92 millones para ayudar a Haití a fortalecer sus fuerzas de seguridad, incluido el suministro de nuevos vehículos policiales, dijo el Departamento de Estado.

El Sr. Henry, en un discurso el mes pasado, instó a los ciudadanos a deponer las armas.

“Pido a mis compatriotas, a pesar de lo que han sufrido a manos de los bandidos, que mantengan la calma”, dijo.

El vigilantismo en Haití no es nada nuevo. Se usó durante la revolución haitiana contra los franceses a fines del siglo XVIII y era común en 1986 cuando el ex dictador haitiano Jean-Claude Duvalier fue expulsado del país y las turbas atacaron y masacraron a sus asociados.

La práctica se conocía en criollo como dechoukaj, el desarraigo del antiguo orden.

«Las personas que hacen esto no son delincuentes», dijo Robert Maguire, profesor jubilado de la Universidad George Washington que ha estudiado Haití durante décadas. “Son haitianos comunes y corrientes que están hartos, frustrados y asustados. Y quieren algún tipo de seguridad. Si tienen que hacerlo ellos mismos, lo harán».

Amanda, de 29 años, dijo que tuvo que salir a toda prisa de su casa en el barrio de La Grotte de Port-au-Prince antes del amanecer una mañana de abril cuando las pandillas llegaron a su calle. Dormía en las aceras y se escondía de los asaltantes. Luego, los vigilantes mataron a algunos de los pandilleros, dijo, aunque sin garantías de que se hubieran llevado a las personas adecuadas.

Ahora administran puntos de control, ayudando a mantener a los extraños fuera de su vecindario al verificar las identificaciones.

“Apoyo a las brigadas de vigilancia”, dijo. «Cuando paso un puesto de control, acepto que me controlen».

Un adolescente enérgico que trabajaba en un puesto de control prometió mantener la presión cerrando las calles toda la noche e interrogando a las personas que intentaban entrar. Era necesario, dijo, porque la policía tenía demasiado miedo a las pandillas.

“Estamos listos para luchar hasta que las cosas cambien en este país”, dijo, negándose a dar su nombre por temor a ser blanco de las pandillas. “Nada puede detenernos”.

Emiliano RodriguezMega contribuyó reportando desde la Ciudad de México.