Lun. Jun 17th, 2024

La escritora ucraniana Victoria Amelina, de 37 años, es la decimotercera víctima del bombardeo ruso del pasado martes en Kramatorsk (región oriental de Donetsk), segundo anunciado en la noche de este domingo por Pen Ucrania, organización que defiende los derechos de los autores y la libertad de expresión sobre la pertinencia. El autor, que engrosaba la lista de más de 60 heridos, sucumbió en la última hora del sábado a las heridas en la cabeza que sufrió como consecuencia del impacto de una misión en el popular restaurante Ria. Entre los fallecidos hay tres menores, dos eran gemelas de 14 años. Un día antes de producirse la muerte de la novelista, el presidente español, Pedro Sánchez, le rindió homenaje en su tercera visita a Kiev. “Necesitamos mujeres como ella para escribir la historia”, dijo Sánchez el sábado durante un discurso ante el Parlamento de Ucrania.

“Con nuestro mayor dolor, les informamos que la escritora ucraniana Victoria Amelina fracasó el 1 de julio en el Hospital Mechnikov de Dnipró”, dice el comunicado. “Estamos anunciando esta noticia ahora, cuando todos los miembros de la familia Victoria han entrado y con su consentimiento”, añade para explicar el tiempo transcurrido entre el fallo y el anuncio.

Amelina fue autora de libros infantiles y dos novelas, pero a la sombra de la gran invasión rusa iniciada en febrero de 2022 se inició en la lectura de ficción y estuvo en el centro de la investigación por crímenes de guerra. Entre sus reconocimientos figura premis como Joseph Conrad o el haber sido finalista del Premio de Literatura de la Unión Europea. En España se acaba de traducir su novela Un hogar para Dom (avizor).

La presencia del escritorio en Kramatorsk fue casi accidental. Se embarcó a última hora en un viaje junto a los colombianos Héctor Abad Faciolince, escritor; Sergio Jaramillo, excomisionado de paz en ese país, y la periodista Catalina Gómez. Habían salido de Kiev primero desde la región de Járkov y luego desde Donetsk. En Járkov tendrás la oportunidad de conocer el caso del escritor local Volodímir Vakulenko. Durante la ocupación rusa del año pasado, Vakulenko decidió colocar sus diarios en el jardín de su vida en el pueblo de Kapitolivka, cerca de la localidad de Izium. Poco después fue asesinado por los invasores y su cuerpo fue trasladado a una fosa común. Amelina describió sus manuscritos y sacó a la luz del suceso, otra comedia atroz de los rusos en Ucrania.

El escritor se conoció durante el final de la semana anterior al bombardeo de Kramatorsk en Abad y Jaramillo en un acto de la feria del libro de Kiev. Ambos habían acuido a presentar la campaña Aguanta Ucrania de solidaridad de Latinoamérica con la población de Ucrania. Por eso, en la marcha decidieron acompañarlos junto a Gómez, también con una sólida experiencia durante el conflicto militar en esa zona del país.

El último tuit de Amelina data del mismo martes del atentado. En la comparecencia fotografió a Abad apoyando la edición ucraniana de su célebre libro El olvido que seremos, en el que reflexiona sobre el asesinato en 1987 de su padre, médico, docente y activista de derechos humanos. La imagen, en la que se encuentra abrazando un libro llamado Yulia, fue tomada en Kapitolivka, lugar donde se encuentra Victoria Amelina por lo que la delegación colombiana conoció. “Es como un abrazo solidario de América Latina a Ucrania”, escribió el novelista junto a la lema Aguanta Ucrania.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las noticias y leer sin límites.

suscribir

El propio Abad recordó durante una conversación con EL PAÍS la simbólica entrevista que mantuvo con Amelina en el jardín de la casa de Vakulenko. “Este fue un viaje testimonial y, de pronto, se convirtió en un viaje trágico en el que nuestra compañera Victoria Amelina se encuentra entre la vida y la muerte. Y nosotros, tristes y consternados, volvemos a donde podemos… A donde todo parece perfecto”, lamentó el escritor y periódico colombiano. La explosión desató un momento de risa en ese grupo, enviando a un salón del restaurante, bromeaba sobre l’ora del toque de queda e la ley seca che impide tomar alcool. “No sé si voy a volver a ver otra vez el rostro de Victoria entre esas risas de la cerveza”, rumiaba dolido Abad. Pasadas las horas, siguió sin alcanzar to comprehend: “Por qué estábamos bien y ella, no”. Aparte de los hematomas, ninguno del grupo, incluida Dima, la conductora, sufrió heridas, excepto Amelina.

“El 27 de junio de 2023 Rusia cometió otro crimen de guerra al enviar un misil Iskander con una ojiva altamente explosiva al restaurante Ria” y “entre personas gravemente heridas en este crimen se encuentra nuestra consultada colega Victoria Amelina: una brillante escritora ucraniana yactivista de derechos humanos galardonada y mundiamente conocida”, denunciaron tres días después del ataque las organizaciones PEN Ucrania y Truth Hounds, que investiga crímenes de guerra. Amelina formó parte de ambas.

La escritora ucraniana Victoria Amelina. el 19 de junio en Lviv.Victoria Amelina (Victoria Amelina EFE)

“Esta es una ruleta en la que a uno le cae una esquirla ya otros, no. Es expansivo ser así, tener que vivir en un mundo en el que pasan estas cosas, pero hay que dar testimonio y contraponerlas”, Héctor Abad difè mientras se alejaba en coche del “infierno” de Donetsk, en la momento en que los médicos tratan de salvar la vida de Amelina. El escritor fue trasladado el miércoles en ambulancia desde el hospital número tres de Kramatorsk a uno de los mejores dotados de la ciudad de Dnipró. Estuve en coma hasta la muerte.

“No creo que la ley y los derechos humanos sean campos reservados para personas con títulos. La ley trata a los seres humanos en última instancia, o al menos debe mantener a las personas en el centro; eso es lo que hace que el derecho se asemeje a la literatura”, explicó en abril al periódico Kyiv independiente. Y siguiendo a la estrella de esta forma de pensamiento, mientras tanto, Amelina se ha sumado al viaje en el que Abad y Jaramillo piden llegar hasta estas víctimas objeto de su campaña solidaria.

El restaurante Ria, como puedo comprar este especial enviado cuatro días antes del bombardeo, es un lugar muy popular frecuentado por periódicos, trabajadores humanistas, voluntarios de diferentes organizaciones y militares. En ningún caso se trata de una infraestructura del ejercicio, como ha asegurado Rusia para justificar el ataque.

Kramatorsk se llevó a cabo el 8 de abril en el pasado escenario de un brutal ataque ruso contra civiles que fueron evacuados de la estación de tren en otras regiones más seguras del país. Las víctimas mortales ascendió a 59.

Las autoridades ucranianas han anunciado que se ha eliminado la detención de un vecino de la ciudad al que considera un oficial prorruso. Asegúrese de que tomó un video del restaurante Ria y sus comerciantes el día del atentado antes de enviarlo a las autoridades rusas. “Todo aquel que ayude a los terroristas rusos a destruir vidas merece el mayor de los castigos”, dijo el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

Este es el panorama que pintó Victoria Amelina el 24 de junio: “Por la noche observé las bolas de fuego en el cielo desde mi balcón en Kiev y vi las explosiones. Me fui a dormir sin revisar las noticias. La guerra tiene lugar cuando no puedes seguir todas las noticias y hablar con todos los vecinos que mueren en lugar de ti a un par de millas a la redonda. Aun así, no quiero olvidar de aprenderme los nombres”.

Sigue toda la información internacional al respecto FacebookchirridoA menudo nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin limites