Dom. Abr 14th, 2024

Casi el 50% de los votos gratuitos emitidos a través de la aplicación de Operación Triunfo 2023 recayeron en Naiara Moreno. La zaragozana de 26 años se convirtió en la noche del lunes en la nueva ganadora del concurso musical y se llevó 109.000 euros de premio. Nunca llegó a ser nominada, se convirtió tres veces en la favorita de la semana por el público e incluso se atrevió con una versión bakala del Despechá de Rosalía.

Lleva pocas horas fuera de la Academia de la que ha salido con el deseo de dedicarse al sonido urbano. Sueña con colaborar con su ídolo, el canario Quevedo, que también lo es de la mitad de sus compañeros, pero no piensa abandonar las canciones melódicas. “Si me apetece cantar una balada, lo haré. La música es tan versátil… Centrarme en que el público me escuche de una sola forma me resulta tan triste… Quiero que la gente pueda bailar en la discoteca con uno de mis temas, llorar a saco con otro de ellos y cantar a gritos otro”, dice Naiara a este periódico en la mañana del miércoles.

Ha llegado a Madrid tras abandonar la academia musical situada a las afueras de Barcelona después de 12 semanas de encierro. Lo cierto es que la ganadora de Operación Triunfo 2023 se niega a definirse en muchos aspectos, algo peligroso para un artista novel que aspira a la trascendencia. No se decide a nombrar la disciplina aprendida en la Academia que le ha ayudado a evolucionar como artista, ni cómo quiere avanzar a partir de ahora en su proyecto profesional: “quiero mejorar al piano, la composición, pero también tener una producción muy completa en mis canciones y avanzar con el inglés…”, enumera.

Con su victoria, superó a Paul Thin, el personalísimo músico granadino que había sido durante toda la competición otro de los favoritos. El granadino quedó en segundo lugar y la competitiva Ruslana, una chica ucraniana asentada en las islas canarias, se conformó con el tercer lugar después de haberse creado en torno a ella en las últimas semanas del programa un aura de niña díscola.

Las cifras públicas que ofrecen plataformas como YouTube, TikTok y X (a diferencia de su ventana principal, la de Amazon) confirman que esta nueva hornada de concursantes también han llegado, para bien o para mal, de forma masiva al público joven como lo hacía cuando se emitía en La 1. Si de algo ha gozado Naiara es de buena prensa entre las legiones de seguidores que se han dejado llevar a menudo por la toxicidad en redes sociales. “Nosotros hemos sido auténticos. No me ha dado tiempo a descubrir qué han dicho de nosotros, pero tampoco lo voy a mirar mucho…”, comenta. Su madurez (era la mayor del todo el grupo de 16 concursantes que han convivido en la Academia) y su lealtad han ayudado a que la autodenominada choni de barrio se convierta en la favorita de la audiencia. Su potente chorro de voz, curtido durante 10 años como cantante de orquesta, le ha permitido brillar con temas en los que ha mostrado sus capacidades vocales, como el Sobreviviré de Mónica Naranjo y otros en los que ha podido lucir su presencia escénica con el Let’s Get Loud de Jennifer López.

“No me di cuenta de la que se había liado fuera con el concurso hasta que hace unas semanas salimos a la calle a firmar discos a los seguidores. Me quedé impactada, pero al regresar a la Academia logramos volver a la burbuja y olvidarnos de ello”, comenta. Ahora, Gesmusic ya prepara la gira conjunta que llevará a los 16 concursantes por 10 ciudades españolas a partir del 27 de abril.

Lo de la lealtad lo lleva hasta las últimas consecuencias, nombrando como sus ganadores de la edición a sus dos amigos íntimos del concurso, Lucas y Paul Thin. Con ellos ha pasado todo el reality, porque los tres quedaron entre los seis finalistas de esta edición.

Hasta la larga e intensiva masterclass que ha sido Operación Triunfo, la aragonesa había sido autodidacta, escuchando “tanto flamenco como a Estopa”, recuerda. A los 17 años prefirió buscar trabajo a seguir estudiando. Lo encontró como cantante de orquesta y ha seguido siéndolo hasta entrar en el formato de Gestmusic. En la gala 0 se atrevió con el Me muero de La quinta estación.

Con el anuncio por parte de Prime Video de la renovación del programa, se consolida la que es la cuarta era de OT. Primero arrasó en La 1 a principios del siglo XXI con Carlos Lozano, luego se mantuvo durante muchas temporadas en Telecinco con Jesús Vázquez y revivió con fuerza para una nueva generación en la cadena pública a partir de 2017, con Roberto Leal al frente. Chenoa, una de las triunfitas primigeneas, se ha convertido en la presentadora del formato. La victoria de Naiara demuestra que los tiempos han cambiado y que la audiencia ya no penaliza a una joven con fuerte personalidad, como le ocurrió en su día a la mallorquina.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas

APÚNTATE