Sáb. Mar 2nd, 2024

La gente de Hermosillo está acostumbrada al calor: soportar las temperaturas abrasadoras es un motivo de orgullo local en esta ciudad del noroeste de México conocida por su clima abrasador y apodada la «Ciudad del Sol».

Pero en un domingo reciente de junio, las temperaturas alcanzaron un récord cuando los termómetros registraron 49,5 grados centígrados, o 121 grados Fahrenheit.

“Era como si me tiraran bolas de fuego”, dijo Isabel Rodríguez, empleada de una gasolinera en la carretera a Hermosillo. En una fuente local de la ciudad, un padre usó su sombrero para verter agua sobre su hija como un respiro del calor.

Las temperaturas abrasadoras también barrieron el resto del país.

Junio ​​tiende a ser un mes lluvioso en México, pero este año El Niño, el clima global a menudo relacionado con un calor intenso, provocó días más calurosos y menos lluviosos. Con temperaturas superiores a los 104 grados Fahrenheit, 23 estados mexicanos estuvieron en alertas meteorológicases el mes pasado Más de 110 personas han muerto por causas relacionadas con el calor esta temporada.

“Es muy atípico y se debe a un anticiclón”, dijo el Dr. Christian Domínguez Sarmiento, investigador del Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Este fenómeno, que crea una circulación de aire en el sentido de las agujas del reloj, evita la formación de nubes y, agregó el Dr. Domínguez Sarmiento, “permite que la radiación incida directamente, ya que el cielo está completamente despejado y por tanto las temperaturas en la superficie aumentan”.

También estuvo en juego la Oscilación Madden-Julian, un grupo de tormentas eléctricas que viajan regularmente por el ecuador, lo que impide aún más la formación de nubes, explicó el Dr. Domínguez Sarmiento.

La investigadora agregó que el uso del suelo también contribuyó a la mayor sensación de calor: «Si tuviéramos mucha más cobertura forestal», dijo, refiriéndose a la expansión urbana, «podríamos sentir temperaturas más bajas, pero en realidad estamos rodeados de el asfalto y que también contribuye a esa sensación incómoda.

En Hermosillo, una ciudad de unos 936.000 habitantes, ese sentimiento se tradujo en ojos ardientes, dolor de cabeza y sudor goteante.

«Incluso con un paraguas», dijo Luis Grande, un estudiante solitario que caminaba por el campus de la Universidad de Sonora, «sentía que mis ojos querían estallar por el calor».

Sin embargo, en Hermosillo, acostumbrado desde hace mucho tiempo a las tórridas temperaturas, la vida parecía continuar: las escuelas permanecían abiertas y las mujeres acompañaban a los niños a clase; los partidos de fútbol todavía tenían que jugarse al mediodía.

“Te pegaba, como si te estuviera cocinando la piel”, dijo María Ángeles López, ama de casa, sobre el calor. Se sentó en el Parque Madero en el centro de Hermosillo mientras su hija, Aitana, jugaba bajo un aspersor.

«Me desesperé por lo desagradable que era», dijo, y agregó que su familia tenía tres unidades de aire acondicionado en su casa, pero que trató de apagarlos porque las facturas de electricidad tendían a subir durante los meses más calurosos.

Se han reportado cortes de energía en todo México en las últimas semanas debido a las altas temperaturas.

La mitad de todas las pequeñas tiendas de comestibles del país se han visto afectadas por apagones y alrededor del 15 % de estos negocios han perdido productos refrigerados, National Alliance of Small Shopkeepers le dijo a los medios locales.

En Ciudad de México, la capital, hubo escasez de hielo y algunas tiendas de conveniencia racionaron las ventas de hielo.

Las autoridades de Hermosillo repartieron agua a los indigentes y aconsejaron a la población usar sombreros y ropa holgada, cocinar menos y evitar la exposición al sol. Algunas familias buscaron consuelo en las aguas de un río cercano, a una hora en auto de Hermosillo.

En Paseo El Molinito, un lugar de esparcimiento local fuera de la ciudad, los niños chapotearon y los padres bebieron cerveza. Una hamaca perezosa se mecía con el leve susurro de las hojas, mientras la música de un acordeón irradiaba de un altavoz. Un hombre a cargo de recaudar las tarifas de admisión al sitio planeaba permanecer abierto después del horario habitual.

El humo de unas pequeñas fogatas ha subido por la carretera que conduce de Hermosillo a El Molinito, haciendo aún más desagradable una insoportable jornada. El estado mexicano de Sonora, donde se ubica Hermosillo, ha registrado 89 incendios en lo que va de 2023la cifra más alta en más de dos décadas, según la Comisión Nacional Forestal.

La gente en la Sonora rural empieza a trabajar a las 4 a. m. para evitar el calor sofocante y se detiene al mediodía. Se separan hasta las 4:00 p. m., cuando las condiciones climáticas vuelven a ser manejables.

Y no solo los humanos no soportan el calor. Algunos dispositivos electrónicos se apagan cuando se exponen a altas temperaturas durante demasiado tiempo.

“Todavía tenemos por delante julio, agosto y septiembre”, dijo Refugio Estrada, quien vive en las afueras de Hermosillo. La gente sabe que la canícula, la ola de calor, aún no ha llegado.