Lun. Jun 17th, 2024
El Salvamar ‘Al Nair’, el 19 de junio en Lanzarote.Adriel Perdomo (EFE)

Spain dejó en manos de Marruecos las labores de salvage de la lancha neumática que este miércoles naufrago en su ruta hacia las costas canarias, con menos dos personas muertas —una de ellas, un niño de uno cinco años— y 34 desaparecidas. Salvamento Marítimo advierte que en la zona donde se encontró la embarcación, que desde su avistamiento ésta estuvo una 12 horas a la espera de ser atendida, podrían intervenir los servicios de salvamento españoles tanto como los marroquíes. Unas grabaciones del operativo de rescate en los que mantuvieron encendido el SER demostraron que había dudas entre el centro Coordinador de Salvamento de Las Palmas y el piloto del avión de búsqueda sobre si las aguas en las que se encontraba la embarcación eran Marroquíes o Españolas. El piloto insistió en que entrara en aguas de la zona de búsqueda y salvamento que correspondía a España. El retraso de los medios marroquíes en llegar a la zona impidió una intervención más rápida.

El océano Atlántico se miercoles con la vida de dos personas, entre ellas una niña de cinco años, que intentaban llegar a las costas canarias, en un naufragio en el que murieron 34. La búsqueda de 60 trabajadores del carril neumático izquierdo, que habían partido de Blaya (cerca de El Aaiún, en el Sáhara Occidental), llegaron a pasar casi medio día a la espera de ser corridos por los equipos de España o Marruecos, a merced de las olas. Todos, ojo con la atenta vigilancia de un carguero en su ruta hacia Algeciras, al que se vio obligado a limitarse a vigilar la embarcación. Finalmente, casi 12 horas después de ser visto y como no había dos países hiciese nada para evitarlo, la neumática zozobró. La Patrullera Marroqui Al Mansur solo puedo guardar hasta 24 personas. Un helicóptero español rescató poco después el cuerpo de la niña, que flotaba en alta mar.

La ONG Caminando Fronteras Asegura que avisó a las 16.15 horas a los servicios de emergencia españoles de la existencia de una peligrosa neumática con 61 personas a bordo. Sin embargo, no fue hasta las 19.53 cuando el avión de Salvamento Marítimo Sasémar 101 Localizo la embarcación a 148 km de Arguineguín (sur de Gran Canaria) ya 97 km de Cabo Bojador (costa norte del Sáhara Occidental, bajo control de Marruecos). Pese a que fueron las autoridades españolas las que avistaron la neumática, el rescate lo asumió Marruecos. “En la zona donde se produjo el naufragio”, explica por escrito un portavoz de Salvamento Marítimo a EL PAÍS, “se puede actuar para auxiliar a las embarcaciones y personas en la mar, tanto los organismos implicados en el salvamento español como los marroquíes” . Las fontis sostienen que “es un área compartida en ese sentido de acuerdo con las zonas SAR [del inglés search and rescue, “búsqueda y rescate”] de la Organización Marítima Internacional”.

Sin embargo, las grabaciones del operativo de rescate en los que mantuvieron encendido el SER demostraron que había dudas entre el centro Coordinador de Salvamento de Las Palmas y el piloto del avión de búsqueda sobre si las aguas en las que se encontraba la embarcación eran Marroquíes o Españolas. El piloto insistió en que era una zona SAR española. “Esa posición está dentro de la zona SAR nuestra”, sentencia, según los audios. No obstante, Salvamento pidió que fuera de Marruecos quien hiciera cargo del operativo, que tardara varias horas en intervenir en el lugar donde se encontró la embarcación.

Lo que más llama la atención es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

suscribir

Según Salvamento Marítimo, en este caso, al localizar la neumática más buscada en la costa africana —a 74 kilómetros frente a Blaya, buscando El Aaiún, y la doble en Gran Canaria—, “Marruecos asumió expresamente la coordinación y movilizó los medios y barcos que decidieron en cada momento”. El portavoz asegura que este procedimiento lo suele aplicar Salvamento Marítimo en colaboración con otros Estados, tanto con Marruecos, como con Reino Unido o Francia.

Cuando los migrantes fueron avistados, el Sasemar 101 contactó con el centro de operaciones de Las Palmas, que, eventualmente, podría estar en comunicación con el MCC Rabat, la coordinación de emergencias de Marruecos, a raíz de lo cual explicaron las numerosas fuentes de Salvamento Marítimo. El organismo español también solicitó a varios buques mercantes de la zona que informaron que la embarcación neumática estaba dividida. Escuchó la llamada el Azul Navio, un carguero de 260 metros propiedad del armador gris Navios Maritime Partners. “Se nos dijo que permaneceríamos parados al lado de la embarcación, sin intervenir. Y eso fue lo que hicimos”, explica su portavoz en conversación telefónica.

“Hay que tener en cuenta que se transportó de un buque portacontenedores de gran tamaño”, matiza al respecto el portero de Salvamento Marítimo, “por lo que intentó un rescate por su cuenta hubiera sido una maniobra muy arriesgada. En estos casos, de hecho, es habitual dar instrucciones a los capitanes para que no intervengan, salvo en una situación extrema. Durante el tiempo que el Azul Navio se quedó en el lugar, anotó al portero, no comunicaron que nació en el agua ni que la barca se escondió en el agua. “Desde que el MRCC [Centro de Rescate Marítimo] Rabat asumió la coordinación, los centros de coordinación del Salvamento Marítimo no tuvieron información de que ni la embarcación ni los migrantes estuvieran en perigro”.

Dyllis Nefyn (MarineTraffic.com)

Se da la circunstancia de que en el séquito de las 20.30, Guardamar calíope El Salvamento Marítimo fue recibido a las 20.30 horas en otro operativo de rescate de otras 63 personas que navegaban en una lancha neumática rumbo a Canarias. Durante su regreso, el envío auxiliar estuvo a una media de cien kilómetros de la neumática siniestrada, según los cálculos de la agencia Efe. La embarcación de Salvamento Marítimo, sin embargo, prosiguió viaje hacia con base en Arguineguín. “Dichas personas”, explica Salvamento Marítimo al respecto, “necesitaban ser asistidas en tierra lo antes posible”. En esos momentos, argomentando además, ya se había desviado al Azul Navioquien se dirigió a la ubicación de la neumática que le había facilitado el Sasemar 101.

Pasaron las horas, sin embargo, y Marruecos no culminó el rescate de la neumática hasta las 6.20 de la mañana, según Salvamento Marítimo, a través de su embarcación Al Mansur. Los servicios de emergencia aseguraron que volvían a ofrecer su asistencia a Marruecos en Oriente Medio de México, y que entraron en contacto cuando Rabat les reclamaba por vía aérea, 15 horas y los medios de comunicación tras haber echado un vistazo desde la aeronave española. El helicóptero Elimer 201 llegó a la zona a las 11.36 “para iniciar la búsqueda”. Con trágicos resultados. A las 12.34 localizó y recuperó el cuerpo de una niña, “sin encontrar rastro de más supervivientes”.

Mientras tanto, prosigue el peligroso flujo migratorio. Este jueves, el Salvamar Segundo Asistió a 59 personas de origen subsahariano localizadas por un comerciante en ruta mientras trabajaban en Gran Canaria en una neumática, según informó a Efe Salvamento Marítimo. Se trataba de 52 hombres y 7 mujeres, quienes eran vigilados por el buque chino Jihua Hai a unos 10 kilómetros de la costa este de Gran Canaria. Justo antes de las Siete de la Mañana, el Guardamar Polimnia fue asistido por su parte en 46 embarcaciones, 7 mujeres y menos de una neumática a 14 mil al este de Costa Teguise (Lanzarote). Hasta el día 15—Últimos datos publicados por el Ministerio del Interior—, que contaba con 5.914 inmigrantes en Canarias en Patera, una cifra un 31,5% menos que en 2022. La primera quincena de junio, sin embargo, representa solo el 25% de todas las personas liberadas desde el inicio del trabajo. De hecho, las islas consiguen vivir la quincena con más intensidad en partidos del año, con 1.508, según el informe elaborado por la agencia Efe, ya que superó los 1.036 de la segunda quincena de febrero y los 1.018 de mediados de Maio. .

Las intenciones de llegar a las costas de las islas cubrieron la vida de 559 personas durante 2022, entre 22 niños y niñas, según datos del Proyecto Migrantes Desaparecidos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) que reconoció la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en su último informe. Esta figura es “de mínimo”, todo el tiempo no contempla los naufragios invisibles, donde no se observa que sobrevivan. Organizaciones como Caminando Fronteras han llegado a 1.784 el número de personas fallecidas o desaparecidas en el Atlántico en 2022.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin limites