Dom. Jul 21st, 2024

En el cuarto capítulo de la sexta temporada de The Crown —ojo, se viene algún destripe—, con Diana recién fallecida, asistimos a la única línea de diálogo memorable de esta nueva entrega. En la discusión sobre los detalles del traslado del cuerpo de Lady Di de París a Londres, el príncipe Carlos es partidario de que con ella se siga el protocolo vigente para los miembros de la familia real, aunque ya no lo sea. Y rebate con sorna, a una renuente Isabel II, a través de uno de sus empleados: “Preguntó si preferiría que la trajéramos en una camioneta de Harrods”.

Pues bien, estos cuatro capítulos que Netflix ha estrenado antes de que la tacada final de la serie llegue a nuestras pantallas a mediados de diciembre nos han llegado en una camioneta de Harrods. Con unos guiones que no hacen justicia a la que en sus primeras temporadas fue una serie extraordinaria. Hay quien atribuye el desdén reciente hacia la serie, no a su baja calidad actual, sino a que narra acontecimientos que muchos hemos vivido. Tenemos para comparar la vida real, dicen, y por eso sale perdiendo.

Pero también tenemos para comparar la ficción. El propio Peter Morgan retrató desde una perspectiva mucho más adulta los acontecimientos que rodearon la muerte de Lady Di en la extraordinaria The Queen. Para The Crown solo han sido una ocasión perdida. Tirar de fantasmas para explicitar el subtexto es un recurso tan zafio como hacerlo con una voz en off.

El día que Diana murió, mi hermana cumplía años. Mi madre había salido a hacer unos recados, y cuando mi hermana y yo nos levantamos, encontramos una nota: “Feliz cumpleaños hija, vuelvo pronto. Te quiere, tu madre. PD: Se ha muerto Lady Di”. Ojalá The Crown hubiese estado a la altura de mi madre.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas

APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_