Lun. Jun 17th, 2024

El Tribunal Internacional de Justicia de Naciones Unidas (TIJ) ha exigido este jueves a Israel que provea a los palestinos de Gaza de los servicios básicos y la asistencia humanitaria necesaria a la vista de “la propagación del hambre y la inanición” en la Franja. Los jueces de la ONU han reclamado también a Israel que se asegure de que sus tropas no violan los derechos de los gazatíes, considerados un grupo protegido en virtud de la Convención para la Prevención y Sanción del delito de Genocidio (1948). La reclamación forma parte de una segunda tanda de medidas cautelares que se añaden a las dictadas el pasado 26 de enero a petición de Sudáfrica para que el Estado judío evite un genocidio.

La orden del TIJ señala que “las catastróficas condiciones de vida de los palestinos de Gaza se han deteriorado aún más”, y de ahí que se hayan dictado nuevas medidas provisionales. En particular, el tribunal explica su decisión “a la vista de la falta, amplia y prolongada, de comida y otras necesidades esenciales a las que han sido sometidos los habitantes de la Franja”.

Israel deberá hacer todo lo necesario “para asegurar que lleguen, sin trabas, servicios y ayuda humanitaria, incluidos alimentos, agua, electricidad, gasolina, ropa, higiene, refugio, así como medicinas y asistencia médica a lo largo de toda Gaza”, exige el tribunal. Para ello, Israel tendrá que “ampliar y mantener abiertos el tiempo necesario” los pasos fronterizos en la Franja. El Gobierno del primer ministro, Benjamín Netanyahu, deberá reportar al tribunal en el plazo de un mes el cumplimiento de estas nuevas medidas provisionales.

Petición de Sudáfrica

Como ya sucedió en enero, ha sido Sudáfrica la que ha solicitado el refuerzo de la protección de los palestinos. El tribunal indica que las nuevas medidas son necesarias “porque la primera serie no aborda en su totalidad las consecuencias de los cambios operados sobre el terreno”. Ambas series cautelares se derivan de la demanda interpuesta por Sudáfrica al TIJ aduciendo que Israel tiene supuestamente “intención genocida” contra la población palestina (más del 1% de los habitantes de Gaza han fallecido por la incursión militar). Invocó para ello la Convención para la Prevención y Sanción del Genocidio, de la que ambos países forman parte. Israel niega rotundamente que esté perpetrando un genocidio y justifica su campaña diciendo que es en defensa propia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Sudáfrica pidió la ampliación de la protección de los gazatíes el pasado 6 de marzo al Tribunal de la ONU. Israel no ha comparecido en el curso de las sesiones décadas a la demanda, pero sí ha asegurado por escrito que considera “un abuso tanto de la Convención como del tribunal mismo”, las peticiones sudafricanas. El Gobierno israelí, por otro lado, asegura que no restringe la entrada de ayuda humanitaria en Gaza. Naciones Unidas, sin embargo, señala que las entregas son obstaculizadas por el Ejercito israelí, la guerra misma y los problemas de orden público.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_